Articulo

¿Que es la Felicidad?

Yepes y Aranguren (2003), establecen que: “La felicidad es aquello a lo que todos aspiramos, aun sin saberlo, por el mero hecho de vivir” (p. 157). Efectivamente, todos los seres humanos poseen en lo más hondo de sí mismos (mismidad) un anhelo o nostalgia de felicidad, de infinito y de reconciliación que los lleva a buscar la felicidad. Es importante reflexionar sobre qué se entiende por “felicidad”, debido a que no es raro que, en medio del relativismo imperante, haya también confusión, subjetivismo, ignorancia y gran cantidad de errores al respecto.

La palabra felicidad es entonces sinónimo de realización personal o vida lograda que implica un crecimiento y desarrollo en todas las áreas del ser humano. Rojas (2009), afirma que: “La felicidad consiste en tener un proyecto de vida coherente y realista” (p.74). Por su parte, Yepes y Aranguren (2003), conciben que la felicidad sería el bien incondicionado, el que dirige todas las acciones del ser humano y colma todos sus deseos.

Ese “bien incondicionado”, no sería, evidentemente, medio para conseguir ningún otro, porque los contendría a todos, y alcanzarlo supondría tener una vida lograda. Así mismo, los clásicos nunca vacilaron en decir que un bien semejante sólo podía ser el Bien Absoluto, es decir, Dios.

Ahora bien, recordando lo que dice Rojas (1994), es importante insistir en que la felicidad es el bien supremo perfecto, y su objetivo es la realización plena de uno mismo.

Es en este sentido que se comprende como la aspiración más completa del ser humano, la más alta, su vocación fundamental, su inclinación primaria hacia la que apuntan todos sus esfuerzos, así como la meta suprema y el horizonte hacia el cual se camina. En este orden de ideas, el mencionado autor afirma en su libro Los lenguajes del deseo, lo siguiente:

La felicidad consiste en tener una vida completa, coherente, en la que los deseos hayan salido bien o hayan fracasado, pero que por encima de todo tracen un hilo de fondo que lo enlaza todo: un sentido de la vida. Eso es lo que descubrimos los psiquiatras al perforar la superficie de una biografía. Voy a ser más apasionado en mis palabras: hay que hacer de la propia vida una pequeña obra de arte (p. 11).

Además, será preciso añadir esta cita a continuación que se considera importante para seguir profundizando en esta conceptualización:

La felicidad es saber vivir como persona, buscando que la existencia sea lo más plena posible, pero llena de amor auténtico. Hay que buscar una vida que merezca la pena ser vivida, en la que los deseos sean analizados en su conveniencia o aplazamiento, pero que nada humano sea rechazado de entrada. Ser feliz es alcanzar una vida rematada, redonda, completa, entera, bien estructurada, con el menor número posible de incoherencias en su seno, presidida por el amor y el trabajo, la entrega y la actividad que busca el bien propio y de los demás” (p. 35).

La felicidad consiste entonces en llevar o haber llevado una vida de plenitud, de finura de espíritu o bien acabada. Produciendo esto la paz y alegría que se requieren para conservar la felicidad. Pero se debe entender bien que ese “estar acabada”, significa dos cosas: 1). Que es una síntesis del proceso de vivir y 2). Que esa plenitud la hace perdurar y la sitúa por encima del tiempo.

A continuación, se desarrollarán algunas características de la felicidad con base en el libro Yo también quiero ser feliz de Perazzo (2016):

  • 1. COMUNIÓN: Se concibe que desde la relación con los demás se encuentra la plenitud basada en la comunión con Dios. Esto se explica porque la persona es un ser para el encuentro, el amor, la comunicación asertiva y de las existencias.
  • 2. UNIVERSALIDAD: Esto quiere decir que está al alcance de todos, es decir, todos los seres humanos están invitados y son capaces de ser felices.
  • 3. PAZ: Cuando alguien es feliz experimenta paz y serenidad en medio de los retos, desafíos y tribulaciones que conlleva la vida cotidiana.
  • 4. INALIENABLE: Se comprende en el sentido en que nada ni nadie puede quitar la felicidad de otro, a menos que la persona elija dejar de ser feliz.

Psi. Humberto Del Castillo Drago
Director General de Areté

Deja un comentario